GROUPON.com.ar

«

»

ene 11

Síntomas de tiroides en mujeres

El hipotiroidismo es la patología más común y resulta difícil de diagnosticar.

La tiroides es una glándula cuya función es regular el metabolismo del cuerpo. Es fundamental observar los síntomas de tiroides en las mujeres, ya que los problemas de la glándula tiroides se encuentran presentes en las mujeres mayores de 40, los cuales deben ser descubiertos a tiempo.

Lo mejor es hacerse un examen médico de la tiroides cada 5 años.

Los síntomas de que algún problema con la glándula tiroides están separados en dos grupos: hipertiroidismo e hipotiroidismo. Los síntomas son muy variados que muchas veces se hace dificultoso diagnosticar algún trastorno de la tiroides.

Los síntomas varían dependiendo de la edad de la persona. En los niños, puede perjudicar el crecimiento o afectar su rendimiento escolar.

En las personas mayores las enfermedades de la tiroides están mal diagnosticadas, los síntomas muchas veces se atribuyen a la edad y se piensa que son problemas psíquicos, donde se experimenta depresión, anemia y alteraciones menstruales falta de concentración o de memoria.

¿Cuáles son los síntomas de tiroides en mujeres?.

Hipertiroidismo: la hiperfunción de la glándula tiroides da lugar al hipertiroidismo.

El exceso de tiroxina circulante causa nerviosismo, aumento de la actividad física, insomnio, palpitaciones, taquicardia, sofocos, aumento de la sudoración, debilidad muscular, temblor fino, mareos e inestabilidad emocional, acompañado de diarrea, pérdida de peso, aumento del tamaño de la glándula tiroides y ojos saltones, irritabilidad, pérdida de peso, intolerancia al calor, sudoración excesiva, ansiedad, fatiga, temblor en manos, palpitaciones, cambios de carácter.

Hipotiroidismo: es cuando la glándula tiroides funciona mal, produce poca tiroxina y da lugar a casos de hipotiroidismo.

La hipofunción tiroidea se presenta en el adulto por una ralentización de la actividad física y mental.

Su instauración suele ser lenta y progresiva, con cansancio, intolerancia al frío, apatía, somnolencia y ganancia de peso fatiga, aumento de peso, intolerancia al frío, piel reseca, somnolencia, lentitud al hablar, cara y parpados hinchados, calambres musculares, caída del cabello, pérdida de memoria, estreñimiento.

Las personas que han sufrido algún trastorno de la tiroides y se han curado, deben hacerse un control médico de la tiroides regularmente, es recomendable además a todas las mujeres mayores de 40 años de edad.

Aquellas mujeres que estén pensando en quedar embarazadas deben hacerse un estudio de la tiroides, esto se debe a que si existe algún problema con la tiroides puede ser dañino para la salud del bebé.

Las nueces son una excelente fuente de selenio, un oligoelemento esencial cuyos niveles en el organismo repercuten sobre la tiroides, confirmando que los niveles bajos de selenio forman uno de los factores causales del hipotiroidismo, principalmente cuando se conjuga con deficiencias de yodo.

Se aconseja el consumo de nueces, porque son capaz de disminuir la inflamación de la tiroides, consumir en un porcentaje de 5 microgramos de selenio por cada 30 gramos de nueces.

El hipérico o hierba de San Juan: es beneficioso en los casos en que un problema producido en la glándula tiroides ya ha causado problemas de tipo psicológico.

Esta hierba ayuda a reducir la depresión y el pesimismo, que son los síntomas más comunes del hipotiroidismo.

El sargazo: consumir en forma de té, preparado con dos cucharaditas de sargazo y tienes que consumirlo varias veces en el día.

Tomando este té podrás descender los niveles de colesterol, reducir el acné, combatir la obesidad y recompone de manera genérica el metabolismo.

El cóleo: consumir en forma de infusión en un máximo de tres veces al día.

Deja un comentario